martes, 9 de abril de 2019

Parte de mi biblioteca electrónica
Desde hace tiempo vengo hablando de las ventajas de los formatos audiolibros y recientemente de los ebooks (epub y pdf) que se pueden leer en tablets, teléfonos y computadoras.
Aunque ambos formatos son de vieja data (los audiolibros de mediados de los ochenta y los ebooks o pdf de finales de los 90) creo que era necesaria una anotación exclusiva para los ebooks sobre todas sus ventajas.
En lo particular nunca he sido amigo del papel y menos del "papel periódico" (muy irónico porque trabajo en prensa escrita desde hace casi 20 años) y aprovechando que estoy de vacaciones obligadas en casa de mis padres, me puse a hacer una limpieza a fondo, sobretodo de mi biblioteca.
Uno de los clásicos de mi infancia, recibió una releída gracias a los ebooks
La decisión de limpiar la biblioteca fue por tres razones: primero por salud (el polvo que acumula), luego por espacio (si vieran la cantidad de libros que leí solo una sola vez y después pasaron a la biblioteca, se ponen a llorar) y tercero por economía (no hago nada con libros de un papel al cual soy alérgico y además no tengo ningún libro famoso en primera edición que valga la pena guardar. Así que a venderlos para hacer un poco de plata).
El resultado fue de seis cajas (grandes) de libros casi en perfecto estado que saqué de mi viejo cuarto. Obtuve espacio y limpieza en casa de mis padres, además de unos ingresos producto de su venta y ahora puedo decir que oficialmente entré en la era de los ebook (cero papel).
Cuando leí este libro imaginé a Falcon igual que en la película
¿Por que ebook y no libros?
La razón es sencilla. Ahora casi todo el mundo tiene acceso a la internet, computadoras o alguna tablet. En el formato digital se pueden almacenar cualquier cantidad de libros sin que el peso o el volumen sea una excusa para no llevar todos los textos escolares en un pendrive, dispositivo android o Pc.
Otra de las ventajas es que salvamos el planeta porque contribuimos a que no se sigan cortando árboles para imprimir libros, revistas y diarios. Además es más barato porque sacas de la ecuación a un montón de gente e intermediarios (de verdad lo lamento por ellos, de verdad) que hacen que los libros sean más económicos, como por ejemplo el shipping, flete o envío.
Además los libros técnicos, artísticos o especializados (revistas y demás) no tienen la limitación de la imprenta en el número de páginas en colores o la resolución. Simplemente lo guardas al formato deseado.
Una muestra de todo los libros que puedes gardar en un pendrive
Hay ciertos almacenes que puedes pasar a un DVD y tienes más de 5 mil obras en español, libros para toda una vida, libros que de no tenerlos en formato digital, necesitarías un refugio como el Palacio de Versalles para poder guardarlos.







0 comentarios: