miércoles, 31 de mayo de 2017

Si te miras a ti mismo en un espejo por 10 minutos, tu cerebro empezará a crear ilusiones ópticas conocidas como Efecto Troxler. 

Verás tu cara distorsionarse, tomando rasgos de tus padres o personas desconocidas. O incluso en algunos casos espeluznantes, se convertirá en un monstruo.  

¿Vas a probarlo? tienes que verte fijamente durante 10 minutos y comienza la diversión.

Tomado de Taringa