Más Destacado

Películas

Películas

[Peliculas][bsummary]

Memes

[Memes][bleft]

Humor

[Humor][twocolumns]

Buscar este blog

ZONA NEGRA parte VI

Viene de la parte V




ZONA NEGRA VI




Cuando regresé del viaje obligado de la inconsciencia, abrí los ojos y todavía con el dolor de cabaeza, vi a mi alrededor.


Estaba en una especie de sala con las paredes de cerámica blanca al estilo de un baño. Pero al parecer parecía una enfermería, por el botiquin de primeros auxilios que estaba pegada en la pared, rotulado a pincel y con una fuente o tipo de letra cursiva.


Me encontraba acostado sobre una camilla de vinil verde fria y dura. No tenía ni una telita ni sabana ni nada.


Bueno lo único que podía pensar era que estabamos presos pero ni pistas de mi compañero.




Eso si, nuestros captores no habían dejado nada en mis bolsillos, ni muñeca. Mi reloj había desaparecido y todo mi equipo. Bueno sería ahora posesión de mis captores y seguro terminaría en la casa de alguien.




Mi primera preocupación era el hecho de ser prisioneros de alguien que no sabía quien era, la segunda era si podía salir de ahí con vida y la tercera era donde estaba Crispulo. Y la primera estaba a punto de ser develada, con el movimiento de la puerta que estaba a mi derecha.


La manija bajó y entraron dos hombres. Uno vestido como los antiguos uniformes de Policaracas, camisa caki y pantalon verde, de delgados bigotes negros. El segundo hombre, imagino que de más jerarquia, con un pantalón negro, camisa blanca y una especie de chaquetilla.




-Ya despertó. Es bueno, nos asustamos porque Sánchez no está acostumbrado a tener que hacer uso de su cargo de jefe de seguridad y en usted vio la primera oportunidad. ¿Verdad Sánchez?


-Cierto, disculpe el golpe-. Dijo Sánchez. Asentí con la cabeza e inmediatamente se dio media vuelta.




-Ahora me podrá explicar usted que será lo que hace por estos lados y como llegó hasta aquí? Por cierto me puedes llamar Señor Guerra.




-Bueno señor Guerra, es una historia muy larga, pero se la voy a tratar de resumir. Soy periodista e investigo fenómenos sobrenaturales así como ovnis, fantasmas y demás. Había escuchado sobre una supuesta base militar escondida en el Avila y me puse en marcha.




-Lo único bueno que te puedo decir es que eres el primero de los curiosos que llega a esta parte de la "base" oculta. Lo malo...-. En ese momento abrió la puerta un hombre con blujeans y camisa azul clara.


-Guerra lo solicitan en control maestro. URGENTE.




Sin mediar palabras Guerra me lanzó una mirada y salió. ¿Control Maestro? ¿Urgente? Si esa era una base militar, alog estaba pasando porque lo llamaron urgente.




Pasaron minutos o quizás horas, no lo sabía porque me habían quitado mi reloj, hasta que volvió a entrar Guerra en el cuarto.




-Bueno como le seguía diciendo, si esta es una base secreta, pero no militar sino más bien civil-. Algo no auguraba buen futuro cuando el señor me dijo lo de "secreto". - amigo pero lamentablemente no creo que consiga nada por lo que vino aquí. Si quiere le puedo mostrar las instalaciones para que usted compruebe con sus propios ojos y saque su veredicto.




-¿Y Crispulo donde está? inmediatamente le pregunté.


-Ahora no coseguiremos con él. Está bien, no le ha pasado nada, usted como que fue el más afectado.- dijo señalandome la cabeza.


Salimos del cuarto que pude ver claramente que si se trataba de la enfermería por su aviso arriba de la puerta y perpendicular para los que caminaran por el largo pasillo pudiesen ubicarlo.


El pasillo era del mismo estilo que un hospital, con ceramica azul hasta un poco más arriba que los mangos de las puertas, el techo blanco y las luces de tubos fluorescentes.




-Esta instalación se construyó hace más de 40 años, durante el gobierno de Pérez Jimenez. Aquí hay equipos que si quieres catalogar de militares, lo puedes hacer-. Abrió una puerta donde había un equipo que parecía un transmisor de onda corta y otros más que tenían ya sus marcas por los años-. Pero lamentablemente para tu investigación, nada de material contemporaneo.




-¿Y entonces de que sirve esto o para que sirve y por qué sigue estando en funcionamiento? - pregunté mientras mi "anfitrion abria una puerta donde se escuchaba un fuerte ruido de maquinaria.




Detras de la puerta había una gran cueva, el olor era similar a un huevo podrido. Uno no, mil huevos podridos. Llegamos a una especie de balcón y me señaló hacia abajo. Cuando le fui a preguntar, me hizo señas que hablaramos afuera.


Debajo de nuestro balcón habían tres grandes aspas que giraban a consecuencia de un vapor y de un calor que pude sentir rápidamente. Las aspas eran de un metal amarillo ya opaco.




Cuando salimos, Guerra me explicó que se trataba de turbinas para generar electricidad.




-Venías a buscar hombrecitos verdes y te conseguiste con una planta electrica. Bueno te explic: esta planta electrica la mandó a construir Peréz Jimenez como una alternativa electrica, el tipo era un militar y pensó que Caracas ni los puntos estrategicos se pueden quedar sin luz y menos si dependen de una sola planta electrica.


-¿Y de donde viene el vapor?-. le pregunté.


-Se trata de un volcán algo medio inactivo pero volcan al fin. Unos alemanes en aquella época vinieron a hacer estudios para ver si lanzaban un tunel para La Guira y se consiguieron con este descubirmiento. Le informaron al gobierno e inmediatamente comenzaron las investigaciones para ver como se usaba esa energía. Los especialistas venezolanos y alemanes conincidieron que por medio de aspas generadoras se podían obtener electricidad.


-Pero nadie sabe nada del volcan. Siempre se ha hablado de un volcan en el Avila, pero nadie ha dicho nada hasta ahora-. Hice una pausa y le pregunté -¿ y como hacen con el olor?




Me señaló que tenían un sistema de ventilación del año 50 que se encargaba de filtrar el azufre y disimular el olor. De lo demás se encargaba los árboles.




-Uno de los motivos que se mantiene secreto, aparte de situación estrategica, es porque las aspas son hechas con una aleación de aluminio y oro. El oro para que el azufre no las deteriore y el aluminio para que pesen lo menos posible. Si se fueran a comprar ahorita, valdrían millones de dólares.




En ese momento hicimos una pausa de la caminata por el pasillo. Guerra abrió un puerta y entramos a un salon con muchos tableros de control.




-Este es control maestro. Aqui mandamos o "surtimos" de electricidad a Miraflores, Banco Central y otros edificios críticos de la ciudad. Aquí tenemos personal técnico militar y unos pocos civiles. Ya sabes, medidas de seguridad, pero nada que ocultar. Algún día esto se va a hacer público, cuando terminen la sustituta de esta pero por los momentos-. Me dio una palmada en el hombro- esto todavía seguira siendo un mito.




Salimos del cuarto cuando pude ver que Crispulo venía en dirección nuestra, escotado por dos obreros.




-¿Saben que es un delito tener armas de fuego en parques nacionales?-dijo Guerra viendo a Críspulo, quien agachó la mirada.


-Si esto fuera una base militar secreta y hubieses sacado el arma como lo hiciste, estarías muerto, así que por favor. Y por cierto la visita se acabó aqui. Si quisiera buscar ovnis y extraterrestres yo buscaría en Guarico.



Me dio la mano, se dio la vuelta y comenzó a caminar por el pasillo de las puertas. Puso la mano en una de las perillas de la puerta, se volvió hacia nosotros:


- Señores lo lamento pero tengo mucho trabajo. Y recuerda lo que te dije, Guárico. Y cuando quieras puedes volver pero antes tienes que anunciarte-. Hizo el gesto de tocar la puerta- Sánchez les devolverá todas sus pertenecias y les mostrará la salida-. Saludó con la mano y desapareció detrás de la puerta.


-Bueno señores, aquí se acabaron los modales. Ahora estoy al mando yo y se me van a ir pa la mierda ya. Si no fuera por Guerra, ahora estuviera cavando par de huecos para meterlos. Aquí nadie viola la seguridad y la vienen a violar ustedes en mi turno. Y esa vaina la van a pagar caro.


Sonó la perilla de la puerta donde había entrado Guerra y salió otra vez nuestro amable anfitrión y me dijo - ¡Usted es periodísta, y seguro va a publicar esto y van a venir todo tipo de curiosos! No le voy a prohibir que lo haga pero trate de que suene más a fábula y cuento que realidad. Por Favor-. El por favor había sonado profundo y tajante.


-No hay problema-, le respondí con la misma seguridad que me lo habían pedido. Entonces Guerra extendió su mano y la estreché, en señal de cerrar el pacto que habíamos asumido. En lo ahuecado de su mano había un papel. Lo tomé y disimuladamente ahuecando mi mano también después que se fue, me lo metí en el bolsillo.


Media hora nos estuvo amenazando Sánchez. Hasta que finalmente nos entregaron nuestras pertenecias. Dos hombres vestidos con los uniformes de obrero de la electricidad nos trajeron todos nuestros bolsos, identificaciones, relojes y celulares dentro de una caja.


Inmediatamente busqué mi reloj GPS. Estaba en la cesta, pero apagado.

-Les quitamos las pilas a todo, y las memorias de los celulares fueron borradas, no me puedo dar el lujo de seguir recibiendo imbéciles como ustedes en estas instalaciones. Recojan sus vainas y vámonos que se hace tarde.


Mi compañero y yo rápidamente revisamos todo el equipaje y nos lo pusimos en los hombros. Seguimos a Sánchez hasta el ascensor y subimos.

Imagino que los sentimientos de Sánchez eran de odio y rabia, su superior le había dado la orden de llevarnos afuera sin percances. Pero mi corazón latía con violencia cada vez que recordaba el papel que tenía en el bolsillo.


Esperamos en el lugar donde llegamos al otro "ascensor navaja" que nos llevaría al camino. Vi que Críspulo tenía la mirada clavada en el piso. No decía nada. Bueno ya tendíamos tiempo para hablar.


El ascensor salió de la nada como la primera vez, los hombres que acompañaban a Sánchez nos empujaron para que subieramos a la plataforma. Cuando se ponía en marcha, Sánchez gritó:


-Si vuelven a venir aquí, no la van a contar. Nosotros tenemos cámaras-. Señalando varios arboles donde se podía observar el reflejo de las lentes-. Si los vuelvo a ver por aquí los van a sacar con los pies pá lante y después los conseguiran en la cota mil como un ajustes de cuentas.


Mientras la plataforma se movía, los gritos se hacían más lejanos, hasta que salimos y llegamos al camino. Emprendimos nuestra marcha a Caracas antes de que la noche nos agarrara.


... Continuará con la conclusión de la primera parte