miércoles, 11 de julio de 2007

Lamentablemente, y digo lamentablemente porque de verdad varias de las veces que he ido me he sentido como un verdadero refugiado de guerra (no se cual pero en alguna película de la guerra he visto imagenes similares), para comprar pasajes, hacer la cola de ingreso, subir al barco y después encontrar asientos, y tanto que me gusta la isla de margarita.



Recuerdo que la última vez que fui a Margarita (septiembre 2005) y regresé, me fui desde La Guaira en el Ferry Express todo fue más o menos de maravilla. El viaje que solo se estimaba en 4 horas desde Caracas hasta Porlamar lamentablemente presentò un pequeño inconveniente ya que uno de los motores no estaba funcionando, y fuera de eso solo tardamos solo OCHO HORAS. Amèn de los mareados, pero realmente tengo que reconocer que el viaje fue bueno.

El regreso fue realmente un calvario, el ferry express desde margarita a La Guaira se terminò de joder. Disculpen la palabra pero no encuentro otra, entonces habìan màs de 2000 mil personas para un solo barco, ademàs de eso, no habìan pasajes en conferry, que es lo màs parecido a pedir visa durante los inmigrantes de la isla Ellis en New York, (hasta estaba buscando a Vito Corleone).
La gente desesperada, los niños llorando, una BURRA que se puso a fumar dentro del salon de espera. Finalmente llegaron los transportes de chiripas, digo, Los Ferrys.
En ese momento, màs de 100 personas empezaron a jalarle bolas al encargado con pasaje en mano, para que los montara en la CHALANA esa a quien conferry le dice FERRY.

Desde que tengo uso de razòn esa gente de conferry andan con los mismos barcos y ahora menos despuès de los quemados, cosa que BURRAMENTE no han sustituido, sino que siguen haciendo plata con los mismos buques de hace mil años... a ver donde anda la ley

Bueno señores despuès de jalarle bolas al tipo que andaba trajeado como un Tom Cruise pero despuès de la quemazòn con lentes y todo, cualquier cantidad de atrapabobos, vendiendo IMPUESTO DE SALIDA, hecho a lo màs homero simpson en cartulina y casi que a boligrafo.

Y despuès de todo eso:

PARTIDAAAA!!! a correr con las maletas en la cabeza y montarse en el barco antes de que todo el mundo lo haga y ocupen 3 puestos en vez de uno.
Voy a dejar la primera parte hasta aquì, porque todavìa estoy aqui en margarita (masoquista no?, pero de trabajo).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"La Locura de las personas en el caos"
Es realmente cierto que se presentan fallas en los ferrys, pero cuando estas fallas se presentan en alta mar, no es por culpa de los tripulantes y menos por culpa del Capitan, o es que en su casa cuando se les va el aire a las tres de la mañana usted llama al tecnico y al ver que este no llega le cae coñázos a su mujer, es una locura verdad... pues estos casos suceden de igual forma en un buque en alta mar, aqui no hay bombas ni caucheras, lo unico que queda es llegar a puerto no hay otra, señores no hay otra... no se trata que pidas la cabeza del Capitan, que le saquen la madre a las ferrymozas, por que todo esto no va solucionar nada sino al contario lo empeoran, se comenten delitos dentro de la nave al realizar estos actos como arrojar basura, querer incendiar el buque con ellos y sus hijos dentro, amen del resto de los pasajeros que realizan el viaje...por lo que se deberia tener es poco de sentido comun que los tripulantes trabajaran para tratar de corregir la falla, o es que cuando viaja en un avion usted quiere tomar el puente de mando y ahorcar a los tripulantes mi pregunta es ¿por que no lo hacen alli? y en Conferry si lo hacen... es que creen que no se comete un delito?

David Rosas dijo...

Si uno no hace escuchar su queja, nunca van a solucionar los problemas...